sábado, 1 de noviembre de 2008

DIA DE LOS MUERTOS EN MEXICO

Especialidades para recordar la tradición del Día de Muertos

An­tes de en­trar a la co­ci­na, se­pa que el Día de Muer­tos es una ce­le­bra­ción me­xi­ca­na que se fes­te­ja en­tre el 1 y el 2 de no­viem­bre, lo que coin­ci­de con la fies­ta ca­tó­li­ca de To­dos los San­tos y el día de los Fie­les Di­fun­tos. Es­ta con­me­mo­ra­ción tie­ne co­mo ob­je­ti­vo hon­rar a quie­nes han de­ja­do es­te mun­do.
La ce­le­bra­ción del Día de Muer­tos ha tras­pa­sa­do fron­te­ras, pues al­gu­nas co­mu­ni­da­des his­pa­nas de los Es­ta­dos Uni­dos y en al­gu­nas ciu­da­des cen­troa­me­ri­ca­nas tam­bién lle­van a ca­bo es­ta tra­di­ción.
Uno de los sím­bo­los co­mu­nes son las ca­la­ve­ras de dul­ce. Es­tas ca­la­ve­ras tie­nen es­cri­tos los nom­bres de los di­fun­tos en la fren­te.
Otro de los pla­ti­llos tí­pi­cos del Día de Muer­tos es el tra­di­cio­nal Pan de Muer­to, el cual es un pan dul­ce he­cho con ba­se de hue­vo que se hor­nea en di­fe­ren­tes fi­gu­ras, des­de sim­ples for­mas re­don­das has­ta crá­neos.
Si pla­nea ce­le­brar el Día de Muer­tos en ca­sa, tam­bién con­si­de­re co­ci­nar pla­ti­llos co­mo ta­ma­les muy me­xi­ca­nos, dul­ces de ca­la­ba­za y pi­lon­ci­llo, las ca­la­ve­ras de azú­car y, por su­pues­to, el Pan de Muer­to.
Es­tos días las fa­mi­lias nor­mal­men­te lim­pian y de­co­ran las tum­bas y crean al­ta­res de muer­tos en sus ca­sas con co­lo­ri­das co­ro­nas de flo­res de ro­sas, gi­ra­so­les y, prin­ci­pal­men­te, de Cem­pa­xó­chitl. En es­tos al­ta­res se po­nen las ofren­das, que pue­den ser pla­ti­llos de co­mi­da, el pan de muer­tos, va­sos de agua, mez­cal, te­qui­la, pul­que o ato­le y to­do es­to se co­lo­ca jun­to a re­tra­tos de los di­fun­tos ro­dea­dos de ve­la­do­ras.